Páginas vistas en total

lunes, 1 de junio de 2020

¿Que es un Paradigma?

En Humanidades, la Verdad y lo Comunmente aceptado son efímeros, durante un  tiempo se siguen ciertas corrientes, que plantean ideas y formas dominantes, más o menos como en el arte. en el que una serie de corrientes se establecen, luego son tendencia para finalmente ser abandonadas.

Un Paradigma es la interpretacion dominante y comunmente aceptada, (el mainstream), de una epoca, operativamente es muy parecida a la moda en zapatos de tacon, se establece por uso, se vuelve casi forzosa por presión social y se abandona sin más motivo, que ya aparecio la nueva moda.

Pero el término en si, no tiene un uso único, puede incorporarse a cualquier discurso, para realzarlo, darle chache, usualmente en aquellos que son una forma de Bullshit sofista, como adorno, para hacer parecer que es un discurso serio, pero que en realidad no son más que palabras vacias estructuradas para parecer profundas, el mecánismo más socorrido de Fraude Académico.

Las ramas serias de las Humanidades raramente lo usan, precisamente para evitar caer en el fraude, reemplazandolo con verdaderas referencias a la corriente ideologica dominante, como por ejemplo citando su influencia cultural marxista o fenomenológica, o en otras palabras, en vez de decir Paradigmas, usan sus verdaderos orígenes Filosóficos, refieren a la Dialéctica o a la Reducción Eidética.

En Ciencias Exactas no suele usarse, por dos razones, una, la naturaleza Constructivista de ellas (por ejemplo, el Cálculo se basa en el Álgebra y esta en la Aritmética), en segundo lugar, en la Naturaleza reductivista de los conceptos, (la Mécanica Clásica como una reducción de la Relativista), asi que los viejos conocimientos son un caso particular de los nuevos.

miércoles, 1 de abril de 2020

Dogma en Humanidades

La Fundamentación Teórica de una rama de las Humanidades, suele confundirse con un Dogma, los Fundadores de una corriente pueden volverse Profetas incuestionables, e ir en contra de un dogma te convierte automáticamente en Hereje, y es por eso que ramas enteras se convierten en Inquisiciones, donde no importa la Verdad, sino el Dogma.

Cuando un dogma se apodera de una Disciplina, usualmente la paraliza, la convierte en un zombie intelectual, en el que toda búsqueda de la verdad estará muerta, porque solo se puede jugar dentro de la estrictas reglas del Dogma, recitando de memoria las palabras del gran Profeta e ignorando todo aquello que no este de acuerdo con el, y así vemos como movimientos artísticos, filosóficos o políticos se inmovilizan, se radicalizan y se vuelven movimientos de odio, eso le ha pasado al socialismo, al nacionalismo y ahora podemos verlo con nuestros propios ojos con el Feminismo o el Ecologismo.

Un Humanista que se respete a si mismo, debe de poder comprender los puntos de vista de los demás, estudiar críticamente sus obras, aceptar los aciertos y refutar sus equivocaciones, desde una postura ideológica correcta.

Así, un Kantiano puede leer a Kosik y adoptar los puntos de vista coincidentes, o bien leer a Lakatos (intentando no morirse de la risa de lo que dice), y refutarlo desde un punto de vista Lógico (el punto fuerte del Kantismo), o bien desde la perspectiva de la Filosofía de la Ciencia de Kuhn, pero siempre buscando ka verdad (como la Demostrabilidad de las Matemáticas y sus limitaciones).

Pero al confrontar a un dogmático, esta dialéctica fracasa, porque ellos son incapaces de abandonar su Dogma, de criticar a sus Profetas o de darse cuenta de que lo que dicen no tiene sentido alguno, así la Pedagogía se ha vuelto una doctrina dogmática, en la que importa más la Opinión que la Experiencia, y la educación de la juventud es menos importante que seguir ciegamente las iluminadas e infalibles palabras de sus Profetas.

Evitar el dogma y enriquecer el conocimiento es fundamental en todo Humanista que se precie de serlo, destruir el pensamiento inquisitorial, leer a Santo Tomás o Marx solo debe de hacerse críticamente, sin Dogma, sin fanatismo, con la mayoría de los autores podremos encontrar aciertos y errores, pero solo sirven para iluminar el camino a la verdad, en la medida de que sean correctamente comprendidos, así Santo Tomás para el Matemático es un ejemplo de admirable construcción lógica, independientemente de si se cree en Dios o no, y para el Humanista es una delicia de leer, de hecho el solo hecho de disfrutar de la Lectura es lo que hace emocionante leer a muchos autores, de muchas corrientes: Gramsci, Descartes, Husserl, Schelling, Camoens, etc.

Casi podría apostar que muchas veces los Dogmáticos lo son, porque es el único autor que han leído, y sus libreros están llenos de obras de ese autor o de sus seguidores, jamas han reunido el valor de leer ninguna otra corriente, otros autores importantes, con ideas nuevas, diferentes y frescas.

Así que les recomiendo variar sus lecturas, leer a los grandes autores del Presente y del Pasado, el Dogma se destruye con el estudio, con la comprensión de muchas ideas complementarias, suplementarias e incluso contrarias, enriquecer la vida, Santa Teresa y Simone de Beauvoir serán opuestas, pero merecen ser leídas, Historia, Arte, Filosofía, y todas las demás; nos enriquecen la vida, ver y disfrutar de muchos puntos de vista, hacen que nuestra opinión este mejor fundamentada.

domingo, 1 de marzo de 2020

La Muerte de la Poesia

La Poesía es ua forma de ver el mundo, de destacar lo hermoso, lo sublime, de ver todo con la mas pura alma humana, adornar el lenguaje, describir la belleza, sentir la realidad, escribir con el dogma de la alegria de vivir.

Por eso es el dominio de los Hombres Jovenes, de aquellos que aun no conocen la crueldad de la vida, de los que con mirada inocente imaginan un mundo como deberia de ser.

Y la Poesia muere en sus corazones cuando encuentran una dura realidad, (Icaza dejo de escribir al morir su hija), pero los poetas menores, dejamos de escribir poesia por motivos mucho mas timoratos, muchos por falta de talento, otros por encontar otros intereses menos restrictivos, como la Prosa o simplemente porque la corriente de la vida los arrastra a destinos mucho mas simples, y de esa forma, la Poesia muere en la mano del adolescente, que pasa a ser un adulto responsable.

Pero algunos racionalistas cabezaduras, científicos de hueso colorado, clandestinamente, seguimos recitando a Acuña, seguimos creeyendo en Camoens, y declamamos en silencio un "cautivo beso enamorado" cuando tomamos la mano de nuestra esposa.

Y así, la Poesía NO muere, solo se vuelve un susurro, que se esconde cuando el reprobo monstruo llamado cursí, asoma la cabeza, y queda reducido a la vida furtiva de la recamara, de la privacidad de una pareja, de una voz suave que se susurra en la noche, a un amoroso oido, convirirtendo a la noche en el paraiso del placer.

sábado, 15 de febrero de 2020

Grandes Humanistas Méxicanos

Hay Grandes Humanistas mexicanos, cuyos nombres y obras se están olvidando, pese a que tienen información vital para nuestra sociedad, vidas enteras dedicadas a recabar datos que servirán para hacer más grande su nación.

Quizás los mejores fueron los que vivieron la segunda mitad del siglo XIX, gigantes entre los gigantes, hombres que defendieron al país en sus más negros momentos, que burlarón a la muerte en Batalla, que derrotarón a un enemigo mejor armado, más numeroso y con gran cantidad de traidores, dispuestos a informarle de hasta el mínimo movimiento de las tropas mexicanas, y que después de pasar por ello, se hicierón escritores, dilplomáticos, artistas, que construyeron un país del que somos sus empobrecidos herederos.

Nombres como Prieto, Altamirano, Acuña, Icaza, Riva Palacio, Payno, etc. que cada día se pronuncian menos, injustamente olvidados, en parte por un sistema educativo decadente, en parte por esa propensión de las Humanidades en concentrarse solo en las últimas modas.

Prieto, Icaza, Justo Sierra y Vasconcelos saben más de educación, del alma de los adolescentes, de lo que se debe de enseñar y de lo que no, que Vigostky, pero ya nadie los lee, sus geniales ideas, que formarón las mejores generaciones, ya casi nadie las conoce y siguen acriticamente modas como las Competencias o la Cognición Situada, que están destruyendo una generación.

Así que parte de este Blog se dedicará a recuperar la rica tradición humanística mexicana y actualizarla, aplicarla a una realidad que no ha cambiado con los siglos, y adaptarla a la que si, porque si bien nuestra sociedad ha evolucionado, su espíritu sigue igual, han cambiada las formas, pero muy poco las escénicas, una poesía de Acuña solo ha cambiado de plataforma, del papel a la pantalla digital, pero sigue sintiéndose igual, la misma desesperación amorosa, el mismo placer rítmico...

miércoles, 15 de enero de 2020

La Guerra entre Ciencias y Humanidades

Hay algunos miembros del mundo de las Humanidades que tienen un resentimiento, una guerra contra las Ciencias, es tan absurdo que parece increíble, pero me ha tocado ver ataques tan virulentos que serían graciosos si no fuesen serios.

El mas absurdo es el que plantea que:

No hace falta la Ciencia, en un país donde los problemas humanos abundan.

La razón de este absurdo resentimiento tiene muchos orígenes:

Una parte se ubica en la mente de algunos Humanistas de corrientes marxistas, que solo piensan en lucha de clases, y solo buscan con quien pelear, ya que el comunismo perdió contra el capitalismo, ahora lo están llevando contra quien su odio dicta, el feminismo contra los hombres, las Humanidades contra la Ciencia, los niños contra los adultos, los derechos humanos contra la Justicia,...

Otro proviene de un sentimiento de inferioridad ante las Ciencias Duras, que usualmente son mucho mas famosas y capaces de modificar el destino de un país, a esto se le suma el pensar que los científicos se "creen mucho".

Una general falta de sentido de muchas ramas de las Humanidades, que solo revolotean y jamas encuentran un destino, que pasan de Moda en Moda, perdón, para usar una de las palabras infladas de ellas es de "Paradigma en Paradigma", hoy van al sur, mañana al norte, pasadomañana al oeste y así se la pasan.

Pero esta guerra esta solo en la mente de algunas personas, yo provengo de las tres Tradiciones, soy egresado del CCH, en que se nos enseñan ambas cosas, después me convertí en Físico y en Humanista y además Aviador Naval, así que estoy bien versado en la guerra, y puedo decir que la idea de una Guerra entre las Ciencias y las Humanidades es absurda, como si dijera que mi huevo izquierdo esta en guerra con el derecho (o la chichi izquierda con la derecha para las feministas).

La idea de una guerra es producto solo de mentes amargadas y que buscan expresar su odio y sus frustraciones, que por casualidad pertenecen a las Humanidades, en Ciencias estamos demasiado ocupados salvando a la Humanidad como para entretenernos con tonterías.

Y son tonterías porque las Ciencias y las Humanidades estudian facetas diferentes, campos ajenos, son en cierto sentido la Razón y los Sentimientos, el Hombre y la Mujer, el Océano y el Cielo, es muy difícil que una pueda hacer el trabajo de la otra, (aunque hay ramas de las Humanidades que intentan usurpar las funciones de las Ciencias, como la Pedagogía con la Educación Científica).

Althusser dejo claramente establecida la frontera entre Ciencia y Humanidades, y tiene toda la Razón hay una estructura fundamental en el pensamiento humano, la Filosofía, que nos permite entender ambas, pero no vale al revés, la Filosofía puede explicar la Ciencia y las Humanidades, pero estas no la pueden explicar a ella,  las Humanidades usurpan la Filosofía para intentar explicarse a si mismas, es por ello que son tan dispersas, porque cada quien piensa lo que se le antoja y así en Humanidades  encontramos Fenomelogía, Fenoménicos (y al final solo tenemos a Fenomenoide), pero eso es lo delicioso de las Humanidades, puedes leer a Santo Tomas, Kant, Gramci o Kosik, y encontrar muchas formas de explicar lo mismo, y elegir la que mas te guste, divertirte con las Variaciones sobre el Mismo Tema que se dan en ellas, es como entrar a un Museo y ver todas las formas que se tienen de representar una misma realidad. Cosa que no tenemos en Ciencias, en donde la construcción es totalmente diferente, pero todo podemos unirlo con la Filosofía, yo soy Kantiano y eso implica que tengo una forma de ver el mundo, muy Positivista, con Optimismo por la Humanidad, una fe ciega en las Ciencias y una parte Humanista para manejar todo lo demás.

Pero hay veces que me aburre el continuo cambio de modas en las Humanidades, porque se hace como toda moda, por capricho, no porque funcione o no, pongamos un ejemplo, el Conductismo, es una Teoría Psicológica que es muy útil para la Educación, pero ha sido abandonada por la Pedagogía, simplemente porque ya no esta de moda, hoy la moda son las Competencias, que sirven mucho menos que el Conductismo, pero la Pedagogía simplemente no la ve, o mas bien, esta mal visto que se Investigue en un tema que ya no es el ultimo grito de la moda.

Y así tenemos que se descubre algo, se olvida, se vuelve a descubrir y se vuelve a olvidar, pongamos un ejemplo: la pomposamente llamado Cognición situada, Socrátes dijo que no servía, Santo Tomas la descarto, Kant repitió que era inútil, Piaget dijo que si servía, pero después se retracto y dijo que no servía en la Enseñanza de las Ciencias, pero la moda actual vuelve a intentarlo, simplemente porque a alguien se le volvió a ocurrir, este fenómeno de la serpiente mordiéndose la cola hace que las Humanidades se pierdan en la vacuidad, en un infinita repetición de lo mismo, sin jamas llegar a ninguna parte.

Althusser las envió a una condenación eterna, mientras no encuentren su Fundamentación Teórica, la cual solo pocas ramas han mas o menos encontrado, así la Literatura encontró en la Creatividad y las Emociones su fundamento o bien cambian de aires, el Conductismo se convirtió en una Ciencia Formal, con Tomografías, Fisiología y toda la parafernalia experimental de una Ciencia dura,y es muy probable que la Pedagogía se convierta en Neurobilogía del Aprendizaje, ese es el verdadero objetivo de las Humanidades, encontrar su Fundamentación Teórica, pero eso, es algo que requiere de un profundo conocimiento Filosófico, que no solo se quede en una forma de hablar, o en una apariencia de profundidad, sino que sea un reflexión profunda de que son, que desean ser y que pueden ser.

Originalmente publicado en mi blog: Mi Biblioteca Personal el 21 de Mayo del 2019

Pausa Luctuosa